sábado, 9 de agosto de 2008

mercado de Ozumba...flores del bien






en este mercado hay amor, cerca el Volcan patriarca de los tlatoani de meshico; Ozumba viene del náhuatl, atzompan, que se compone de atl, “agua”; tzontli, “cabello”; pan, “en” o “sobre”, y significa “sobre los cabellos del agua”.
Ozumba de Alzate, el nombre de la cabecera es en honor del ilustre científico Don José Antonio Alzate y Ramírez Santillana, que nació en Ozumba.

Originalmente llegaron a esta región, en épocas distintas, grupos de cazadores-recolectores de filiación varia, sobresaliendo los grupos Olmecas quienes finalmente se hicieron sedentarios e iniciaron una larga tradición fundamentalmente campesina del área.
Posteriormente los grupos Nahuas dominaron la región formando varios estados nativos poblados por hablantes del náhuatl y quizá otomí, de estos una población filial del grupo Xochimilca, y por último por grupos Chichimecas, después por los Mexicas de Tenochtitlán, quienes los convirtieron en sus tributarios y uno de sus principales proveedores de alimentos, mano de obra y contingentes para sus campañas militares en la Mixteca.

Durante la época colonial, Chimalhuacán-Chalco siguió conservando su categoría de cabecera de partido, que comprendía varias comunidades de tamaño considerable.
Ozumba fue fundada en el año de 1525 por Francisco Atlanlzincuilzin, apellido del idioma mexicano o náhuatl, quien fue primer señor de este pueblo.
Así ante Rodrigo de Figueroa, congregar del partido de Ozumba, en el año de mil seiscientos seis, participaron en la congregación en las que se llamaron descendientes de dicho pueblo, entre ellos están Don Hernando de Santiago, Don Clemente de San Juan, Don Alonso Pérez de Santa María y Don Pablo de San Juan, quienes fueron los fundadores de dicho pueblo, como constarán de dicho archivo de la real Audiencia de México de dicha congregación.
Los primeros evangelizadores del pueblo de Ozumba fueron los franciscanos, y aunque son escasas las noticias que se tienen del antiguo convento franciscano, posiblemente se fundó a fines del siglo XVI, así lo indican, claramente las partes más antiguas del edificio. Esto no quiere decir que la iglesia sea necesariamente de la misma época; como es sabido, no en pocos casos primero se construyó un monasterio y algún tiempo después la simple portería del convento.
A principios del siglo XVII el convento fungió como parroquia, así lo muestra el primer libro de bautismos que se conserva en su cuadrante, es un manuscrito en cuarto, con la cubierta de pergamino, que tiene a guisa de portada, la siguiente inscripción:
“Siendo provincial Juan Marqués Maldonado y por su mandato, se comenzó este libro en el mes de enero del año de 1621, siendo guardián del convento de Ozumba Fr. Cristóbal de Vsc. (Velasco)”.
El libro abarca hasta 1650, es de señalarse que las actas de bautismo de los indígenas están redactadas en idioma náhuatl y las de los españoles en castellano.
Ozumba fue una de las parcialidades en que estuvo dividido el curato de Tlalmanalco; fue erigida en curato a la secularización de curatos del arzobispado. A principios del siglo XVIII tenían dos ministros, su último cura propio fue José María Zúñiga.
Entre 1773-1813 se identificaron 67 curas firmantes de los libros, pero sólo dos de ellos permanecieron durante largo tiempo en la parroquia, ellos son Juan Manuel Casal Bermúdez, quien tomó posesión del curato el 12 de febrero de 1776 y su última firma se encuentra en las partidas correspondientes a abril de 1784 y Manuel Anastasio de la Torre que inicia en noviembre de 1768 y deja de firmar en octubre de 1798.
A raíz del sitio de Cuautla y del éxito alcanzado por el general Morelos, Calleja retorna a la capital. Antes de finalizar la batalla dirigió una carta al virrey, donde expresa lo siguiente: “yo me encuentro embarazado con más de doscientos heridos y enfermos mal asistidos, que dudo si los remitiré a Ozumba, desde por Chalco podrán con menos incomodidades dirigirse a esa, así me sitúo en alguna hacienda inmediata por no exponerlos a que el camino los empeore”. Así, habitantes de Ozumba fueron testigos con tristeza de lo que quedaba del contingente realista.
Entre 1860-1870 un grupo de bandoleros llamados “Los Plateados” llegaban a Ozumba por las noches a descansar o a repartirse el producto de sus atracos.
La llegada del primer tren en 1882, fue el principio del cambio en la vida de los pueblos de la región; algunos de sus habitantes se hicieron trabajadores de vía; el ferrocarril facilitó el contacto con las ciudades de México y Cuautla; el idioma náhuatl cedió al español su lugar.
Durante la época revolucionaria hubo gran actividad bélica en la región; Ozumba representó una línea divisoria y recibía, según la ocasión, tropas zapatistas o del centro. Durante esa época, el ferrocarril interoceánico llegaba hasta Ozumba, de ahí se regresaba a la ciudad de México debido a que alrededor de 1913 fue descarrilado a la cascada Morelos por tropas de Emiliano Zapata.
A principios del siguiente año, Ozumba fue atacada con frecuencia por él ejército zapatista; el primer ataque sucedió el 8 de enero de 1914. Los zapatistas tomaron a Ozumba por dos ocasiones, aunque por breve tiempo.
A lo largo de los límites con el Estado de México, por los alrededores de Ozumba, las fuerzas de Vicente Rojas, Everardo y Bardomiano González, llegaban a menudo a los pueblos más importantes. Hasta 1917 la población pudo recuperarse de este difícil periodo, en virtud del comercio, el cual sigue desarrollándose hasta la actualidad.

Este mercado almacena mas de mil variedades de flores , plantas y semillas de cuaracion y sanacion al año, mas las llamadas alimkentarias de la cotidianidad como jitomates, chiles, frutas y verduras , llegando a mas de un millon de esepcies varias ya que los denomiados comestibles culinarios son como lo sabes,,,,,magicos y sanantes igual que un copal o una margarita...
ve a Ozumba bruja , ve!!!